Diferencias entre excedencia voluntaria y por cuidado de hijos

En el ámbito laboral, es común encontrarse con situaciones en las que los trabajadores necesitan tomar un tiempo fuera de su puesto de trabajo por diversas razones. Dos de las opciones más comunes son la excedencia voluntaria y la excedencia por cuidado de hijos. Aunque ambas implican un período de ausencia en el trabajo, existen diferencias importantes entre ellas. Analizaremos en detalle estas diferencias y qué aspectos hay que tener en cuenta al solicitar una u otra.

Definición de excedencia voluntaria

La excedencia voluntaria es una situación en la que el trabajador decide dejar temporalmente su puesto de trabajo de forma voluntaria. Es decir, no existe una obligación legal o contractual que lo obligue a tomar esta decisión. El trabajador puede solicitarla por motivos personales, profesionales o de cualquier otra índole.

Definición de excedencia por cuidado de hijos

La excedencia por cuidado de hijos, como su nombre indica, es aquella que se solicita cuando se necesita dedicar tiempo y atención al cuidado de los hijos. Esta excedencia está regulada por la ley y tiene una duración determinada, durante la cual el trabajador conserva su derecho a volver a su puesto de trabajo una vez finalizada la misma.

Duración máxima

Una de las principales diferencias entre la excedencia voluntaria y la excedencia por cuidado de hijos es la duración máxima permitida. En el caso de la excedencia voluntaria, la duración es establecida por el convenio colectivo o, en su defecto, por acuerdo entre el trabajador y la empresa. Por otro lado, la excedencia por cuidado de hijos tiene una duración máxima de tres años, tal y como establece la ley.

Relacionado:  Pros y contras de pedir una excedencia

Reserva del puesto de trabajo

Otra diferencia importante es la reserva del puesto de trabajo durante la excedencia. En el caso de la excedencia voluntaria, no existe una reserva automática del puesto de trabajo. Es decir, al finalizar la excedencia, el trabajador no tiene garantizado su regreso al mismo puesto que ocupaba anteriormente. En cambio, en la excedencia por cuidado de hijos, el trabajador tiene el derecho a volver a su puesto de trabajo una vez finalizada la excedencia, conservando las mismas condiciones laborales y salariales que tenía antes de tomarla.

Tipo de excedencia

Otra diferencia relevante es el tipo de excedencia en sí. Mientras que la excedencia voluntaria es una decisión personal del trabajador, la excedencia por cuidado de hijos está amparada por la ley y es un derecho reconocido a todos los trabajadores con hijos menores de tres años. Esto implica que, en el caso de la excedencia por cuidado de hijos, el trabajador tiene la seguridad de que su solicitud será aceptada siempre y cuando cumpla con los requisitos establecidos por la ley.

Periodo de solicitud

El momento en el que se puede solicitar cada tipo de excedencia también varía. En el caso de la excedencia voluntaria, generalmente el trabajador puede solicitarla en cualquier momento, siempre y cuando cumpla con los requisitos establecidos por el convenio colectivo o la empresa. En cambio, la excedencia por cuidado de hijos debe ser solicitada con una antelación mínima de 15 días antes de su inicio. Además, es importante tener en cuenta que la empresa tiene la potestad de establecer un límite máximo de trabajadores que pueden tomar esta excedencia al mismo tiempo.

Relacionado:  El artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores: derechos y deberes laborales

Excedencia forzosa

En algunos casos, la excedencia puede ser forzosa, es decir, impuesta por la empresa o por circunstancias excepcionales. Esto puede suceder cuando el trabajador es destinado a un cargo público o tiene que cumplir con obligaciones militares, por ejemplo. En estos casos, la duración de la excedencia y la reserva del puesto de trabajo pueden variar según la legislación aplicable.

Preguntas Frecuentes – FAQ

¿Cuántas veces se puede pedir excedencia por cuidado de familiar?

Se puede solicitar la excedencia por cuidado de familiar tantas veces como sea necesario, siempre y cuando se cumplan los requisitos establecidos por la ley. No hay un límite específico en cuanto al número de veces que se puede pedir esta excedencia.

¿Cuando estás de excedencia por cuidado de hijos te dan de baja en la Seguridad Social?

No, cuando estás de excedencia por cuidado de hijos no te dan de baja en la Seguridad Social. Durante este periodo, se mantiene la afiliación y cotización a la Seguridad Social, por lo que se continúa teniendo acceso a la atención médica y a otros beneficios relacionados con la seguridad social.

¿Qué se cobra en excedencia por cuidado de hijos?

En la excedencia por cuidado de hijos no se percibe un sueldo por parte del empleador. Sin embargo, en algunos casos, es posible recibir una prestación económica por parte de la Seguridad Social. Esta prestación se calcula en función de la base reguladora y la duración de la excedencia.

¿Qué ventajas tiene una excedencia voluntaria?

Una excedencia voluntaria ofrece diversas ventajas, entre ellas: la posibilidad de tomarse un tiempo libre para descansar, estudiar, viajar u otras actividades personales; la opción de emprender un proyecto personal sin tener que renunciar definitivamente al empleo; la oportunidad de reevaluar la situación laboral y buscar nuevas oportunidades; y la garantía de poder volver a incorporarse al mismo puesto de trabajo o a uno similar al finalizar la excedencia.

Relacionado:  El paro como capital para comprar un piso

Claves para entender el artículo

La excedencia voluntaria y la excedencia por cuidado de hijos son dos opciones que los trabajadores pueden elegir cuando necesitan tomar un tiempo fuera de su puesto de trabajo. La excedencia voluntaria es una decisión personal y no está regulada por la ley, mientras que la excedencia por cuidado de hijos está amparada por la ley y tiene una duración máxima de tres años. Además, la reserva del puesto de trabajo es automática en el caso de la excedencia por cuidado de hijos, pero no en la excedencia voluntaria. Es importante tener en cuenta estas diferencias al momento de tomar una decisión y solicitar la excedencia que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Deja un comentario